La Convención terminó su trabajo entre polémicas, tal como empezó; y sea o no aprobada en el plebiscito del 4 de septiembre, será recordada como una gran oportunidad perdida porque no logró dar con un texto de consenso que resolviera la crisis política que la gestó. Porque bien gane el rechazo o el apruebo, lo hará por un estrecho margen, y, por lo tanto, la polarización y radicalización de los últimos dos años seguirá presente.

Rechazo toma la delantera

Si la votación fuera hoy ganaría el Rechazo, pero faltan aún dos meses, campaña de por medio que se espera sea campal y con acusaciones de fake news y mentiras de lado y lado; por lo que el escenario bien se puede dar vuelta.

Las últimas encuestas hablan de una ventaja de hasta 20 puntos en favor del Rechazo y el experto electoral Pepe Auth se la juega por 7 puntos en favor de esta alternativa.

Según la última Cadem el Rechazo alcanzó el 51% (+ 5 puntos), 18 puntos de ventaja sobre el Apruebo.

Ganó Reformar

Lo cierto es que lo que triunfó es el reformar para cambiar la actual Constitución o la nueva; es decir, lejos de poner un punto final al proceso constituyente lo que hace la Convención es dar inicio a un tiempo de cambios de reglas del juego de la convivencia, que será largo y que vendrá acompañado de incertidumbre.

Debilitando la opción “Rechazar para Reformar”, el Pleno en su última sesión mantuvo a firme lo que se ha llamado el “candado indígena”, que exige consentimiento de los pueblos originarios respecto de las reformas que los afecten; más allá de los 4/7 más plebiscito o 2/3 que se necesitarán para cambiar el nuevo texto de ser aprobado, de aquí al 2025.

El Gobierno se desmarca de la CC

Ante la caída en las encuestas de la opción Apruebo y de la aprobación del Gobierno, cuya suerte se percibe atada, el Presidente Boric salió a desmarcarse del Apruebo, contradiciendo a su ministro Jackson y abriéndose a hacer las reformas o ajustes necesarios, sea cual sea la opción que se imponga en el referéndum.

«El Gobierno se da cuenta de que el proceso constituyente que pensaban que iba a ser su tabla de salvación puede terminar siendo una mochila de plomo, y de alguna manera, lo que empieza a hacer entonces es establecer un plan B, que es lo lógico. Uno no puede, cuando gobierna un país, jugar a la ruleta rusa», dijo Fuad Chahin (Col. del Apruebo).

Esta nueva postura desordenó a las coaliciones de gobierno, particularmente en Apruebo Dignidad, donde ven como poco estratégico dar cuenta de los escenarios ahora porque podría favorecer el Rechazo.

Avanza Plan B

El triunfo del Rechazo para Reformar requiere de un escenario que de confianza que la Constitución actual se va a cambiar y no quedará tal cual. Para lo anterior es clave que se logre reformar el quorum de 2/3 que ha impedido hasta ahora hacer mayores reformas a la Constitución actual -opción impulsada por los senadores DC Ximena Rincón y Matías Walker- y que será votada el próximo martes en el Senado.

Ceremonia de clausura

Lo último que queda para que se disuelva la Convención es la ceremonia de clausura del lunes 4 de julio, la que también ha sido objeto de polémica ya que no sólo se ausentarán los cuatro ex Presidentes, sino que se han invitado por parte de algunos constituyentes a figuras como Víctor Chanfreau, exdirigente estudiantil; Gustavo Gatica, víctima de daño ocular durante el estallido social; la senadora Fabiola Campillai; Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso; y Daniel Jadue, alcalde de Recoleta. Lo anterior da más bien cuenta del texto octubrista al que dio origen la Convención, más que al de consenso y sanación que estaban esperando la mayoría de los chilenos.

Convencionales al cierre

De esta manera damos por terminado este reporte semanal de los avances de la Convención Constitucional, esfuerzo con el que Comsulting ha querido acompañar a sus clientes en un proceso histórico de enorme relevancia.»»